"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
Imprimir Imprimir

Medir la riqueza: un paso clave para reducir efectivamente la brecha de género

  • Según el nuevo Wealth Equity Index, las mujeres acumulan solo el 74% de la riqueza que tienen los hombres al jubilarse.
  • Las mujeres están acumulativamente en desventaja a lo largo de sus carreras laborales.
  • El liderazgo impulsado por un propósito y las recompensas totales equitativas son la base de las soluciones a esta disparidad.Las desigualdades sociales y comerciales mundiales de larga data han afectado de manera desproporcionada la acumulación de riqueza para las mujeres. A pesar de un mayor enfoque de los líderes empresariales en la diversidad, la equidad y la inclusión (DEI), y la equidad de género en particular, se espera que las mujeres en todo el mundo tengan una riqueza acumulada significativamente menor que los hombres al jubilarse. De acuerdo con un nuevo informe del Índice de Equidad de Riqueza global de WTW en colaboración con el Foro Económico Mundial, se espera que las mujeres al jubilarse tengan solo el 74% de la riqueza que tienen los hombres.

    Si bien las juntas directivas, las empresas y los gobiernos de todo el mundo han reconocido las desigualdades de género en las carreras, como la brecha salarial de género y la representación insuficiente de las mujeres en las juntas directivas y en los puestos de liderazgo, y están avanzando para reducir estas desigualdades, se necesitan más avances. Además, estos impulsores de la inequidad, y las acciones correspondientes para reducirlos, a menudo se consideran de forma aislada, y las acciones realizadas no miden ni abordan los resultados.

    Al proporcionar una visión holística de las disparidades a lo largo de la vida laboral de las mujeres y medir constantemente la riqueza al final de sus carreras, el nuevo Índice global de Equidad de Riqueza ilustra cómo las mujeres están en desventaja a lo largo de su vida laboral. El modelo proyecta los resultados esperados para las mujeres junto con los impulsores clave, y ayudará a impulsar acciones de los sectores público y privado para abordar los factores específicos que causan resultados inequitativos.

    La nueva métrica modela la desigualdad de riqueza para las mujeres y calcula un índice de riqueza para 39 países en todo el mundo. Para cada país establece un valor entre 0 y 1 que representa el ratio de riqueza acumulada de mujeres frente a hombres al momento de la jubilación. El modelo proyecta la acumulación de riqueza durante el ciclo de vida de una carrera, incorporando beneficios estatales y obligatorios, planes de jubilación patrocinados por el empleador, bienes raíces y ahorros personales. Esta medida cuantificable es fundamental para evaluar los resultados de la riqueza acumulada y, en última instancia, ilustra cómo las mujeres se encuentran en desventaja acumulativa a lo largo de su carrera laboral.

    Hallazgos clave del nuevo índice Wealth Equity:
    1. El Índice de Equidad de Riqueza global promedio en los 39 países incluidos en el análisis es 0,74. Esto significa que al jubilarse las mujeres solo acumularán el 74% de la riqueza que tienen los hombres. Con los índices de los países que van de 0,60 a 0,90, vemos una variación significativa de la equidad de riqueza de género dentro de los países individuales.

    2. Los principales impulsores que contribuyen a la disparidad de riqueza basada en el género incluyen las brechas salariales de género y las trayectorias profesionales retrasadas. Además, las brechas en la educación financiera y las responsabilidades fuera del lugar de trabajo (por ejemplo, el cuidado de niños y ancianos) influyen en la participación de las mujeres en el empleo remunerado y, por lo tanto, en su capacidad para generar riqueza.

    3. Las mujeres en altos cargos tienen las mayores brechas en la riqueza acumulada. El índice considera diferentes roles para medir el impacto del género en la acumulación de riqueza a lo largo de diferentes trayectorias profesionales. Para los roles operativos de primera línea, la brecha de riqueza general de género promedia el 11%; para roles de tipo profesional y técnico, la brecha casi se triplica, con un promedio de 31%; y para los expertos sénior y el liderazgo, crece aún más hasta un promedio del 38 %. La desigualdad de riqueza es mayor para las mujeres en puestos de liderazgo y expertas senior, ya que enfrentan el efecto combinado de mayores brechas salariales y una progresión profesional más limitada.

    4. El cuidado tiene un impacto negativo en la capacidad de las mujeres para acumular riqueza. Las responsabilidades de cuidado que conducen al trabajo a tiempo parcial y la interrupción de la carrera afectan a las mujeres de manera desproporcionada en comparación con los hombres, ya que reducen su tasa de participación en la fuerza laboral y el tiempo que pasan empleadas. Tales brechas en los salarios tienen el efecto de una menor acumulación de riqueza al momento de la jubilación. Las diferencias estructurales en las disposiciones legales sobre licencias relacionadas con el cuidado de los hijos exacerban las desigualdades de género.

    5. Los planes de jubilación son un componente significativo de la riqueza acumulada. Los 39 países incluidos en el índice de riqueza brindan beneficios de jubilación estatales y algunos brindan beneficios de jubilación obligatorios. Los planes patrocinados por el empleador también son frecuentes. El índice reveló la importancia de los planes patrocinados por el empleador y el impacto que la desigualdad salarial entre los géneros, el retraso en la progresión profesional, el cuidado y la educación financiera tienen en la riqueza al momento de la jubilación. Las mujeres suelen tener una menor conciencia financiera, confianza de los inversores y tolerancia al riesgo a lo largo de sus carreras, lo que tiene como resultado un efecto combinado en su riqueza.

    El Índice de Equidad de Riqueza ilustra claramente una inequidad global en la acumulación de riqueza para las mujeres al jubilarse y la necesidad de esfuerzos enfocados de individuos, gobiernos y empresas para cerrar esta brecha significativa. Al proporcionar una métrica objetiva que muestra la inequidad de género en la riqueza al momento de la jubilación y los impulsores entremezclados de la brecha, el índice brinda un impulso para la acción y establece una línea de base para rastrear el progreso futuro.

 

Noticia vía World Economic Forum