"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
Imprimir Imprimir

5 formas en que la inteligencia emocional puede convertirlo en un mejor líder

La inteligencia emocional (EQ) es la capacidad de comprender nuestras propias emociones y las emociones de los demás.

El psicólogo Daniel Goleman acuñó el término en 1995 en su innovador libro «Inteligencia emocional: por qué puede ser más importante que el coeficiente intelectual». Desde entonces, muchos estudios han descubierto que EQ es la cualidad más importante para un liderazgo efectivo. Una persona emocionalmente inteligente no solo sabe cómo manejar sus emociones, sino que también es consciente de cómo sus emociones afectan a los demás y, por lo tanto, actúa en consecuencia cuando se encuentra en un entorno social. Según Goldman, la inteligencia emocional se compone de cinco componentes clave, autoconciencia, empatía, motivación, habilidades sociales y autorregulación. Cuanto mejor manejes estas áreas, más inteligente emocionalmente te volverás. Aquí hay cinco formas en que la inteligencia emocional puede convertirlo en un mejor líder.

1) Mejor autoconciencia

Es difícil entender a las personas que te rodean cuando no te entiendes a ti mismo. Goldman argumenta que la autoconciencia es uno de los elementos más importantes de la inteligencia emocional porque te da la capacidad de sintonizarte con tus emociones, te valoras a ti mismo y tienes claras tus fortalezas y debilidades personales. Cuando te valoras a ti mismo, valoras a los demás y es más probable que los empleados den lo mejor de sí mismos cuando se sientan valorados.

2) Liderar con empatía

Si quieres sacar el máximo provecho de tu equipo, lidera con empatía. Los líderes empáticos son capaces de evaluar una situación desde el punto de vista de otra persona. Tienen la capacidad de sentir las emociones de los demás, lo que a su vez los hace sentir comprendidos. A la mayoría de las personas no les gusta llevar sus problemas al trabajo, es posible que tengan varios desafíos personales, pero si les preguntan cómo les va, responderán «increíble». Pero debido a que las personas empáticas pueden sintonizarse con las emociones de los demás, no prestan atención simplemente a lo que se dice, prestan atención a la energía de las emociones de la persona y continúan la conversación en función de lo que sienten que siente la persona.

3) Mayor motivación

Las personas emocionalmente inteligentes tienen la capacidad de motivarse a sí mismas. Tienen un fuerte impulso personal que los compromete a lograr sus objetivos y mejorarse a sí mismos. Son optimistas y resilientes y ven los obstáculos como oportunidades en lugar de obstáculos. Esta motivación se contagia a su equipo y los empleados están más inclinados a trabajar lo mejor que pueden.

4) Mejores Habilidades Sociales

Uno de los elementos más importantes de las habilidades sociales es la comunicación efectiva. Es un rasgo esencial en el liderazgo porque necesitan saber cómo comunicar la visión y la estrategia corporativa a sus empleados de una manera que los entusiasme y motive para convertirla en una realidad. Además, hay una variedad de tipos de personalidad en el lugar de trabajo y un buen gerente debe poder adaptar su estilo de comunicación para adaptarse a las personalidades individuales.

5) Mejor autorregulación

Las personas autorreguladas no toman decisiones basadas en sus emociones. Son muy racionales, tranquilos y medidos; piensan antes de hablar y mantienen un alto nivel de autocontrol en todo momento. Además, son expertos en el manejo del estrés, que es una cualidad esencial en un entorno de trabajo de alto ritmo. Un líder estresado es igual a una fuerza laboral estresada. Cuando los líderes no pueden manejar su estrés de manera efectiva, tiene un efecto de goteo. El estrés en el lugar de trabajo es inevitable, pero la forma en que se maneja determinará si funciona a tu favor o en tu contra. Un líder que grita a sus empleados cuando los números no cuadran daña la cultura de la organización. La gente acaba perdiendo el respeto por la dirección, la oficina se vuelve tóxica y afecta la productividad. Pero un líder con un sistema para el manejo del estrés se gana la confianza y el respeto de sus empleados.

Finalmente, si siente que necesita mejorar sus habilidades de inteligencia emocional, hay varios métodos que puede hacer para lograrlo. Puede comenzar practicando la atención plena para obtener una mejor comprensión de sus sentimientos y poder tomar el control de sus emociones negativas, lo que les permitirá trabajar para usted y no en su contra. Además, puedes trabajar en tu confianza en ti mismo. La inseguridad es a menudo el resultado de la decepción en uno mismo. Practicar la atención plena también lo ayudará a aprovechar las áreas en las que sabe que necesita trabajar. A medida que tomes la decisión consciente de trabajar en tus debilidades, tus niveles de confianza aumentarán, al igual que tu inteligencia emocional.

Vía Forbes