"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
Imprimir Imprimir

¿Qué tan [email protected] estás en la toma de decisiones?

Durante el día a día hay algunas decisiones que tomamos con mucha confianza, otras no tan claras e incluso confusas. Cuando ocurre esto, múltiples zonas de tu cerebro están activas y entrenadas, sin embargo, existen otras que aún están siendo descubiertas.. ¿quieres saber cuales son, y de qué manera potencian tu toma de decisiones diarias?

  • Investigadores del Hospital Universitario de Bonn relacionaron la confianza en la toma de decisiones con las neuronas del lóbulo temporal medial.
  • Los recuerdos aprendidos parecen infundir confianza en muchas de las decisiones que toma.
  • El equipo cree que la identificación de estas neuronas individuales abre nuevas áreas de investigación en el futuro.

A principios de esta semana, discutimos el papel que juega el cerebelo en la toma de decisiones en una fracción de segundo. Investigadores de la Universidad de Colorado descubrieron que esta región del cerebro, que anteriormente ha estado implicada en la coordinación de movimientos voluntarios, así como en funciones motoras como el equilibrio, la postura y la coordinación, también juega un papel importante en el pensamiento rápido.

El cerebro es complejo. Si bien ciertas regiones son responsables de acciones particulares, es una red en lugar de una serie de segmentos independientes que se coordinan en ocasiones. Investigadores del Hospital Universitario de Bonn han agregado ahora otra pieza al rompecabezas cognitivo de la toma de decisiones: una red de 830 células nerviosas en el lóbulo temporal medial (MTL).

Su estudio, publicado en la revista Current Biology, analizó los niveles de confianza al decidir entre opciones. Durante el transcurso de un día normal, hay algunas decisiones en las que tenemos mucha confianza, a veces hasta el punto en que parece ser el único curso de acción. Otras decisiones no son tan claras.

El equipo quería identificar las regiones neuronales responsables de este intervalo de confianza. Mostraron a un grupo de una docena de hombres y mujeres fotos de diferentes bocadillos, como una bolsa de papas fritas y una barra de chocolate. Le pidieron a cada voluntario que indicara qué bocadillo preferiría comer. La confianza se midió por cuánto movieron el control deslizante sobre el refrigerio elegido.

Este estudio no solo involucró dos refrigerios, eso sí. En total, cada participante miró 190 pares. Mientras estaban ocupados deslizándose, los investigadores registraron actividad en el lóbulo temporal. Alexander Unruh-Pinheiro, del Departamento de Epileptología, explica lo que vieron.

«Descubrimos que la frecuencia de los pulsos eléctricos en algunas neuronas, en otras palabras, su ‘velocidad de disparo’, cambiaba con una mayor confianza en la decisión. Por ejemplo, algunos disparaban con más frecuencia, más confiada estaba la persona de prueba respectiva en su decisión».

El equipo afirma que esta es la primera vez que se mide la confianza en las decisiones de esa manera. El profesor Florian Mormann señala que estas neuronas también juegan un papel en la formación y retención de la memoria. Él especula que estos procesos están vinculados: archiva la confianza durante la consolidación de la memoria, lo que luego influye en decisiones futuras similares.

Si bien la investigación de neuronas individuales en humanos vivos a menudo se considera éticamente dudosa (anteriormente se realizó una investigación similar en primates), los 12 participantes de este estudio padecían epilepsia grave. Dado que esta enfermedad se origina en la misma región del cerebro, el equipo pudo identificar con seguridad la ubicación exacta del MTL.

En el estudio discutido a principios de esta semana, el cerebelo está cerca del tallo cerebral, donde las decisiones rápidas pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Esta investigación en Bonn se centró en la amígdala, el mecanismo de detección de amenazas del cerebro, y el hipocampo, la sede de la consolidación de la memoria. Unir estos estudios crea una narrativa convincente, que detalla una base neurológica para los recuerdos aprendidos y los procesos de toma de decisiones.

Mormann dice que su equipo se sorprendió con los resultados. La evidencia de que el valor subjetivo de las alternativas, en este caso, chocolate en lugar de chips, se refleja en las neuronas individuales abre nuevas áreas de investigación en el futuro.

Lee el artículo original en inglés aquí