- PROhumana - https://prohumana.cl -

Teletrabajo y flexibilidad para elegir la rutina: el nuevo modelo laboral enfrenta a empleados y empresas en todo el mundo

Los modelos de trabajo híbrido están camino de convertirse en una realidad consolidada.

Grandes tecnológicas como Google y Apple, entre los grandes empleadores de EEUU, han comunicado a sus empleados el regreso a las oficinas a principios del año que viene, siempre que lo permita la variante ómicron.

A medida que la fecha se acerca, los trabajadores de ambas compañías están filtrando cartas a los medios de comunicación en las que muestran su descontento y piden a sus empresas que sean más flexibles e inclusivas. Las grandes tecnológicas se muestran reacias, aunque tampoco quieren enfurecer a sus empleados en plena batalla por la escasez de talento que se vive especialmente en Estados Unidos.

¿Son estas cartas de trabajadores insatisfechos una señal de alarma de que un movimiento mayor se está produciendo en estas compañías? Business Insider ha decidido averiguarlo y, en noviembre, lanzó una encuesta entre sus lectores de 6 países —EEUU, España, Francia, México, Polonia y Sudáfrica— para indagar cómo se sentían en la vuelta a la oficina.

¿Cómo valoran la experiencia del teletrabajo durante la pandemia? ¿Quieren volver a la oficina y, si es así, cuánto tiempo? ¿Qué temen, tanto si vuelven como si prefieren teletrabajar o cambiar su lugar de residencia?

Los resultados de la encuesta global sobre la vuelta a la oficina revelan diferencias significativas entre lo que promueven las compañías y lo que quieren sus empleados.

El mundo es otro y, para las empresas, es hora de un modelo híbrido

Las compañías están empujando el retorno a la oficina, como reflejan los resultados. En España y Francia, la mitad de los empleados ya han regresado al entorno físico, mientras que, en EEUU, en torno al 50% prevé hacerlo en enero.

En España, el retorno ha cristalizado en un esquema híbrido y el número de días presenciales está ligado a necesidades de trabajo —principalmente en el caso de las pymes— o se sitúa en 5 días o más por semana.

El 60% de las compañías, con independencia del país, apuestan por implantar un modelo de trabajo híbrido. España, no obstante, es el país entre los consultados donde la inclinación de las empresas hacia la presencialidad es mayor (31%).

Respecto al número de días en la oficina por semana, no hay una regla de oro. Las compañías se inclinan por entre 3 y 5 días, pero la fórmula cambia según el país: mientras que en EEUU y Francia es la empresa la que lo marca, en otros como España, México, Sudáfrica y Polonia la decisión se deja a menudo en manos del responsable de equipo o del empleado y está ligada a las necesidades de trabajo.

¿Quién debe decidir el modelo, tanto la propuesta general como los detalles del día a día? Las empresas de todo el mundo canalizan esta responsabilidad hacia la alta dirección, aunque la descentralización en la toma de decisiones existe en mayor grado en España, Francia o México.

Y, en general, son reacias a pactar el nuevo esquema laboral con sus empleados. De hecho, a menos de la mitad de los encuestados se les ha preguntado su opinión sobre el nuevo escenario pospandemia.

Los empleados prefieren el teletrabajo y reclaman flexibilidad

Mientras que las compañías se inclinan por la presencialidad, el sueño dorado de los empleados es trabajar en casa. Entre el 80% y 90% de los consultados trabajaron en casa 5 días por semana o más en algún momento. Y, a pesar de los desafíos para conciliar trabajo y vida personas, al 82% les gustó la experiencia, con picos aún mayores en el caso de EEUU, Sudáfrica y Francia.

Por contra, en España, el nivel de entusiasmo fue más moderado. El 70% valoró positivamente el teletrabajo, especialmente las mujeres, el segmento de edad entre los 35 y 44 años, y trabajadores de empresas de gran tamaño.

Los trabajadores son reacios a volver a la oficina. Al preguntar cuántos días les gustarían, un porcentaje significativo en EEUU y Sudáfrica respondió que ninguno. En general, la preferencia no pasa por tener un esquema fijo y para todo el año: la mayoría quiere poder decidir según sus preferencias personales y las necesidades de trabajo.

En España, por contra, hay una mayor preferencia por la oficina, con entre 2 y 3 días como fórmula. El 35% de los encuestados señala que el número de días de trabajo en la oficina debería depender de las necesidades personales y profesionales, y el 45% se muestra favorable a trabajar en la oficina entre 2 y 3 días por semana.

En el caso de las mujeres, el 53% prefiere trabajar en la oficina de 2 a 3 días por semana, frente al 37% de los hombres. Mientras, por segmentos de edad, el 57% de los encuestados entre 18 y 34 años querría trabajar hasta 3 días en la oficina. En aquellos entre 35 y 44 años, el porcentaje sube al 52% —si se consideran las empresas medianas, escala al 64%—.

El perfil del teletrabajador que dibuja la encuesta busca flexibilidad, pero no es un revolucionario. No quiere cambiar de vida ni moverse a otra ciudad, sino seguir trabajando para la misma empresa. Sólo el 13% se plantea algo similar y, en general, no espera un ajuste salarial si decide apostar por esta vía.

En el caso de los trabajadores que eligen trabajar en la oficina, son fieles a su empresa y quieren progresar en ella. A un 25% de los encuestados les preocupa que su carrera y sus perspectivas de ser promocionados estén en riesgo si trabajan en la oficina menos que otros compañeros —este indicador se dispara hasta el 34% en el caso de Francia—.

¿Puede el descontento de los trabajadores dañar a las empresas?

La encuesta revela que hay diferencias reseñables en las expectativas de compañías y empleados en la vuelta a la oficina. También que las empresas tienen herramientas para resolverlas como las encuestas internas o diseñando modelos de trabajo individuales con los distintos equipos.

Los empleadores son conscientes de que el papel de la oficina como epicentro de la vida corporativa irá menguando con el tiempo. Ya se están preparando para ello y 1 de cada 4 ya ha reducido su espacio de oficinas como respuesta al nuevo modelo laboral.

Las empresas pueden implantar un modelo híbrido, con días concretos de trabajo en la oficina. Pero se enfrentan a un nuevo desafío: la dimisión masiva. Según la encuesta, el 58% de los participantes en EEUU estudia buscar otro trabajo por la rutina impuesta por su compañía actual en el escenario pospandemia.

El fenómeno parece ceñirse a EEUU, aunque en Polonia, Francia y Sudáfrica un 30% de los encuestados valora cambiar de trabajo. En España, la cifra se sitúa en el 20% y se asocia, principalmente, a los segmentos más jóvenes. Del otro lado de la balanza, el 82% de la franja a partir de los 44 años no tiene entre sus planes cambiar de trabajo.

La encuesta global de Business Insider sobre la vuelta a oficina se realizó de forma online y en ella participaron 1.400 lectores de las ediciones de Business Insider en EEUU, España, Francia, México, Polonia y Sudáfrica. Los encuestados se encuadraban en una amplia variedad de empresas: desde pequeñas —hasta 50 empleados—, representando el 19% del total; medianas —de 50 a 1.000 trabajadores—, con el 44%; y grandes —de 1.000 a 10.000 o más—, con el 38%.

Los datos fueron recogidos en noviembre de 2021 y se dieron a conocer en un webinar que tuvo lugar el 6 de diciembre

Noticia vía Business Insider.