"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ACTUALIDAD
Imprimir Imprimir

Miembros de Alianza por el Género impulsan cambios para lograr igualdad de género

En Nestlé Chile las mujeres ganan en promedio 5% menos que sus pares hombres. “Para acortar esta pequeña diferencia, una de las medidas que hemos definido es fomentar el ingreso de más mujeres a nuestra compañía”, dice Juan Esteban Dulcic, gerente de recursos humanos de la firma. La proporción de trabajadoras respecto de sus pares masculinos en Nestlé Chile es de 32%, aunque sube en los cargos administrativos, profesionales o jefaturas, donde este porcentaje llega a un 45%.

Y en los cargos de alta dirección, el 11% corresponde a mujeres, mientras que en cuadros gerenciales ese porcentaje alcanza un 36% de mujeres respecto del total. Dulcic detalla que a nivel global Nestlé tiene un compromiso de gender balance , para al 2018, “ser una empresa equilibrada en género. Y para conseguir este objetivo, hemos definido un comité de diversidad en la alta dirección, encargado de fomentar las buenas prácticas de gender balance y dar seguimiento a los indicadores de gestión”, señala el gerente de recursos humanos.

El 44% de la dotación de WOM corresponde a mujeres, sobre el nivel país; pero no es de lo más alto entre las empresas que mide ProHumana. Pero la compañía, eso sí, no tiene brecha salarial, dice Sandra Díaz, directora de Valor Humano de WOM, quien admite que, como en todas las compañías, conforme se sube en el escalafón del poder, la presencia femenina baja. El 32% de las jefaturas es ocupado por mujeres, y el 16% de las gerencias, “que es mucho más alto que el resto de la industria, donde ese porcentaje está entre 10% y 12%”, estima. “Queremos mejorar, y por ello tenemos Woman Networks, mentorías para desarrollar el talento femenino en el área de las TIC (tecnologías de la información)”, señala Díaz. Uno de los problemas con que se han topado es la reticencia de las propias mujeres. “Si pedimos cinco requisitos, un hombre que cumpla con tres postula igual; las mujeres no, solo lo hacen si tienen los cinco requisitos”, explica.

Desde margarinas hasta detergentes fabrica Unilever, una multinacional que tiene como meta global la igualdad de género, afirma Lucas Flores, director de Recursos Humanos de Unilever Chile. “Estamos orgullosos de que en Unilever no tengamos brechas salariales; el sistema de remuneraciones a nivel global está determinado según cargos”, explica. Pero al ser una empresa de carácter productivo, “la mayoría de nuestros colaboradores se desempeñan en fábricas y plantas de este tipo, donde históricamente los hombres han predominado”, dice Flores. En esta área las mujeres son solo el 20% de los trabajadores, aunque “hemos impulsado iniciativas para seguir aumentándolo”. En el área administrativa el porcentaje asciende a 40%. “El objetivo en Unilever es que para el 2020 el 50% de los cargos gerenciales sean ocupados por mujeres. Hoy 44% de nuestros cargos gerenciales y directivos son ocupados por mujeres, y aunque en Unilever el género no ha sido un tema para el desarrollo de carrera, quisimos visibilizarlo. Comenzamos en el año 2010 con un 33%, y hoy ya vamos en un 44%”, explica Flores.

En el terminal de regasificación GNL Quintero trabajan pocas mujeres. En este tipo de industria, donde la mayoría del personal es del área de operación y mantenimiento, el porcentaje femenino es más bajo que el de hombres: 16% entre el personal propio, y 22,8% entre los contratistas. Eso sí, no tienen brechas salariales, dicen en la empresa. GNL Quintero tiene seis gerencias, de las cuales solo una está liderada por una mujer. Adicionalmente, tiene 7 directores titulares y 7 suplentes, de los cuales 2 son mujeres. Pero señalan que quieren mejorar y por eso se incorporaron al índice PRO Humana, a fin de conocer otras experiencias que les permitan desarrollar una política de equidad de género.

De las 489 personas que trabajan en Laboratorios Bagó en Chile, el 54% son mujeres, informa Francisco Méndez, gerente de recursos humanos de esta firma farmacéutica. Un tercio de los cargos de primera línea son ocupadas por féminas, como también el 44% de la segunda línea de cargos de administración. Según este ejecutivo, en la empresa no hay brechas salariales. Los cargos tienen diferentes remuneraciones por las características del mercado, más que por quien los ocupa, si son hombres o mujeres, detalla Méndez. En esta industria hay una larga tradición de participación femenina y de profesionales de la industria química farmacéutica. “Cuando yo ingresé a esta empresa, en los años 80, ya había dos gerentas”, resalta.

El negocio petrolero ha sido históricamente dominio masculino. Por eso, en la estatal Enap, el 88% de los trabajadores corresponde a hombres. La presidenta del directorio, Loreto Silva, destaca que en la mesa directiva hay más participación femenina, con dos directoras, de siete miembros en total. A nivel de gerencia general y gerencias de área, cuatro mujeres ocupan cargos de alta responsabilidad frente a 16 hombres. “Si queremos empresas, organismos e instituciones con el mejor talento, obviamente la selección debe ser entre todos y no solo entre un grupo que representa la mitad de la población”, señala Loreto Silva.

Vía El Mercurio