"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ARTíCULOS RSE
Imprimir Imprimir

Las empresas y el Buen Servicio al Cliente

Fuente: Fundación PROhumana
Por mucho tiempo, la mayoría de los agentes del mundo empresarial le han dado mayor interés y énfasis a la administración de los recursos económicos y materiales, dejando de lado o pasando inadvertido el servicio directo con el cliente, el cual cada día toma más importancia en las personas a la hora de elegir entre una u otra compañía.

 

La preocupación por crecer o sobrevivir ante la competencia ha provocado que se incremente la necesidad de integrar un buen servicio y atención al cliente, elemento que ciertamente puede marcar la diferencia entre una y otra empresa.

 

Pero a pesar de querer captar mayor público y negocio, la responsabilidad social de la empresa debe ser preocuparse por el servicio que se le entrega al cliente respecto de un producto determinado, ya que los clientes son uno de los stakeholder más importantes dentro de la estrategia de una compañía, y preocuparse por ellos debe ser una imperante dentro de la organización.

 

Las compañías deben tener bien establecidos los procedimientos y mecanismos de entrega de un buen servicio, lo que significa incluir diversas maneras de abordar las necesidades del cliente, ya que su responsabilidad es informarlo, entregarle un buen producto o servicio, pero también entregarle los mecanismos para acercarse a la empresa en el caso que sea necesario.

 

Ya sea por medio de líneas telefónicas de consultas, por medio de cartas de sugerencias, entre otras, se deben establecer las formas de contacto directo entre el cliente y la empresa, ya que esto beneficiará a ambos, y permitirá un feedback importante entre ambas partes.

 

El sólo hecho de que exista un Buen Servicio al Cliente produce una mejor relación entre la empresa y los consumidores, relación que puede ser duradera, puesto que existe un “voto de confianza” por parte de estos últimos hacia los productos que compran o solicitan, ya que tienen conciencia de que ante cualquier duda, alguien le responderá y asumirá la responsabilidad que le compete.

 

Es fundamental, entonces, que además de trabajar en la captación de clientes y en hacer crecer los recursos económicos y materiales, las empresas deben entregar beneficios y responder ante las dudas de los consumidores, ya que es de vital importancia que se mantenga una relación transparente entre ambos.