"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ACTUALIDAD
Imprimir Imprimir

Ecodiseño: MODULAB pionera en el reciclaje da nueva vida a ropa usada de reconocidas marcas

Hace 17 años, cuando en Chile aún ni siquiera existía un Ministerio del Medio Ambiente, dos estudiantes de diseño industrial se cuestionaban qué hacer con las telas dadas de baja por diferentes industrias, para reducir su impacto en los ciclos naturales de la tierra. Las telas de PVC (policloruro de vinilo) que son usadas en las “palomas” que promueven a políticos en periodo de campañas, o en afiches de cine, tardan más de 500 años en degradarse. Este tipo de material es uno de los más nocivos y aunque no es el único, sirve para graficar la magnitud del problema que ya preocupaba a principios de 2000 a Pamela Castro y Felipe Ferrer.

“Mientras estudiábamos, con mi pareja, vimos una oportunidad en la cantidad de descarte que generaban las industrias textiles, tanto en el pre consumo y en el post consumo. Las empresas no pensaban en lo que iba a pasar después con lo que estaban produciendo y el diseño no se hacía cargo tampoco”, cuenta Pamela Castro sobre el emprendimiento iniciado en su época universitaria con su hoy esposo, al que bautizaron como Modulab -miembro de PROhumanaRED-. Esta es una pyme-laboratorio-taller que se ha especializado en el upcycling (supra-reciclaje), el cual consiste en aprovechar materiales desechados para crear nuevos productos, revalorizándolos mediante la combinación del estudio de sus componentes, la aplicación de tecnología a los materiales textiles, la ecología y el diseño. Su propuesta les ha valido varios reconocimientos internacionales, como ser incluidos por la editorial Thames and Hudson (Inglaterra) en el Libro “100 Innovaciones textiles del siglo XX”.

De trajes de pesca a mochilas para la aventura

Así, tras experimentar con los carteles políticos, su siguiente idea fue usar afiches de películas como Narnia u Ocean’s 13 que estaban destinados a los basurales, para convertirlos en onderos bolsos de mano, protectores de laptop, pouf y billeteras. A ese tipo de colecciones se les llamó Ecofilm, logrando, tras arduas negociaciones, sumar importantes distribuidoras de películas a su propuesta. Fox, Warner, Universal y Disney aceptaron entregarles su basura para “gestionar, revalorizar y transformar” dichos afiches en productos de “alto impacto y trascendencia”, como son los lemas que guían a esta pyme y que este mes lanza al mercado una nueva innovación sustentable: la fabricación de mochilas que antes eran trajes de pesca.

“Somos una de las cinco empresas que la marca Patagonia eligió en el mundo para dar una nueva vida útil a la ropa que venden cuando ya está en desuso, particularmente a los pantalones de pesca, llamados waders, que se usan en la pesca con mosca. Se nos pidió revalorizarlos, y en nuestro caso usamos las telas para convertirlas en mochilas, que vamos a lanzar en este mes de noviembre”, explica Pamela Castro, recalcando que por ser telas de calidad, tienen larga vida. Esto contribuye a disminuir su impacto ambiental, a diferencia de otros productos textiles elaborados con el propósito de ser desechables.

“En la época de nuestros abuelos, productos como lavadoras o la ropa, eran más caros, pero se compraban para toda la vida. En cambio ahora, con la obsolescencia programada, se fabrican para que duren un tiempo determinado y después se convierten en basura. El propósito es rentar y rentar. Los celulares duran uno o dos años, o una impresora después de 10 mil impresiones no te va a servir. Toda esa práctica que hay ahora, con productos que duran muy poco, lo que va alineado con el sentido de la moda, nos perjudica como sociedad. Por eso creemos que hay que rescatar los valores de las marcas para las cuales estos temas también son importantes”, sostiene Pamela Castro. Los productos de Modulab, por ahora, solo se venden en las tiendas de las empresas con las que se han asociado (entre ellas se encuentra Paris). También se pueden encontrar en cuarteles de Bomberos. En este caso, con la ropa que dan de baja, y que resisten su exposición al fuego, fabricaron guantes para cocina, toma ollas y pecheras para los asados.

“Con Bomberos tenemos una alianza. Desarrollamos productos en conjunto y el 30% de las ventas se va como donación para ellos. Para vender no apelamos a la caridad, sino que a hacer un producto de buen diseño, con alto estándar. La donación es un punto extra, pero no el foco”, explica Pamela.No obstante, la diseñadora dice que están prontos a abrir su propio canal de e-commerce. “Cuando partimos, sólo vendíamos al extranjero porque en Chile no había mercado. Tras la crisis Subprime, por la baja demanda internacional, nos enfocamos en el mercado interno”, explica. Pero ahora cree que están las condiciones para poder vender directamente al comprador final del país. “El consumidor chileno está mucho más informado. Le interesa qué hacen y cómo hacen sus productos las empresas, y cuál es su propósito en términos medioambientales”, señala con optimismo la cofundadora de Modulab.

Vía Emol