"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ARTíCULOS RSE
Imprimir Imprimir

Ciudadanía empresarial en acción

Fuente: Fundación PROhumana

Ser una empresa comprometida con los problemas sociales puede tomar varias formas. Por un lado, la empresa puede hacer donaciones en efectivo a las instituciones sin fines de lucro, puede donar en especie algún producto que manufactura, puede ofrecer en donación algún servicio, o puede desarrollar un programa social propio. Sin embargo, por otro lado, tiene la opción de reconocer el gran valor del recurso humano de sus empleados, y puede desarrollar un programa de voluntariado social entre ellos mismos, incluyendo a los jubilados de la empresa.

 

El voluntariado empresarial es un conjunto de acciones realizadas por empresas para incentivar y apoyar el involucramiento de sus funcionarios en actividades voluntarias en la comunidad.

 

La expresión es también utilizada para designar la práctica de voluntariado en sí, desde que se trate de un grupo de voluntarios ligados directamente a una empresa o indirectamente (familiares de funcionarios, ex – funcionarios y jubilados).

 

Un programa de voluntariado empresarial es a su vez un conjunto de acciones orquestadas y sistemáticas que una empresa realiza con la finalidad de dar soporte al voluntariado empresarial.

 

El voluntariado empresarial puede constituirse en un espacio de aprendizaje y de propuestas constructivas, que puedan hacer frente a nuevas expectativas de desarrollo profesional.

 

El voluntariado empresarial es una práctica común en países como Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y Australia.

 

En 1993, “The Conference Board” en los Estados Unidos, realizó una encuesta entre 450 de las 1,800 empresas públicas más grandes del país, y encontraron que independientemente de los beneficios que reciben los empleados y la comunidad en estos programas, las empresas mismas coincidieron que sus programas para voluntariado entre los empleados y jubilados beneficiaban a la empresa en diferentes maneras.

 

De las empresas encuestadas 94% acordaron que los programas mejoraban la imagen pública de la empresa, 94% dijo que estos programas contribuyeron a construir comunidades más sanas, y 92% pensó que los programas involucrando a los empleados complementaban y fortalecían el impacto de los donativos financieros que daban las empresas.

 

Lo más significativo en cuanto a los resultados de esta encuesta fue que el 77% de las empresas acordaron que los programas de voluntariado facilitaban la implementación de metas estratégicas corporativas. Aproximadamente 74% de las empresas encuestadas pensaron que estos programas contribuían a una mayor productividad de los empleados y 63% opinaban que programas de voluntariado en la comunidad tenían un impacto positivo y directo en la rentabilidad de la empresa.

 

Si es tan positivo y lleno de beneficios, ¿por qué no tenemos más programas corporativos de voluntariado?. Antes que nada, creo que la respuesta es por falta de cultura y tradición en este campo. Además, generalmente se piensa que la organización e implementación de programas de esta naturaleza podrían desviar tiempo, esfuerzo y otros recursos valiosos llevándolos lejos del negocio, sin embargo, cuando lo analizamos con calma, encontramos que es todo lo contrario.