"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ARTíCULOS RSE
Imprimir Imprimir

Alianzas con la Comunidad

Fuente: Extraído de Gustavo Morello s.j. (2002) “El rol de las empresas en América Latina”, presentación Conferencia sobre Responsabilidad Social en las Américas, Miami

La ética corporativa supone crear valor, tanto para la misma compañía como para las comunidades y organizaciones del sector social con las que se puede trabajar. Los motivos que tienen las empresas para adoptar sistemas de responsabilidad social van desde el puro altruismo hasta los beneficios externos e internos. La gama es amplia. Algunos adoptan programas solos, otras lo hacen en colaboración: ayudas filantrópicas, transaccionales (voluntarios, servicios de la compañía) o integrativos (a través de alianzas estratégicas). Esta gradación implica un crecimiento progresivo en el compromiso entre las partes, al integración estratégica a los negocios y el aporte monetario. Los niveles van de la donación sola a la verificación del uso y la planificación del mismo o brindar el know how empresarial.

 
En estas alianzas, las organizaciones del sector social son importantes porque ayudan a efectivizar y monitorear la acción. Para crear valor social, se requiere que la alianza sea sostenible, y esto supone que todos tienen que ganar durante el mismo período y que la innovación se tiene que mantener. Por ejemplo, no está explotado todavía el impacto que las ONG y las empresas pueden tener, juntas, en las políticas públicas sobre temas como salud y educación, ámbitos en los cuales se viene trabajando en colaboración desde hace muchos años.

 
Estas asociaciones presentan obstáculos que tiene que ser superados: las diferentes culturas, los diferentes fines y objetivos, la confusión de roles, las diferentes capacidades y los costos.

 
Para superar estas barreras, y hacer perdurar en el tiempo estas iniciativas, es importante definir con claridad los objetivos de las alianzas entre las empresas y las organizaciones comunitarias; lograr un consenso lo más amplio posible sobre lo que se quiere hacer, conectar el propósito con las intenciones personales de la gente; buscar la congruencia del programa con la misión, la estrategia y los valores de las organizaciones; preocuparse por crear valor para la contraparte; la comunicación entre los socios y el compromiso con la sociedad.

 
Frente a estas necesidades y desafíos, aparecen ejemplos de empresas que realizan algún tipo de acción para mejorar sus vínculos con la comunidad. La ciudadanía empresaria, la gestión responsable de los sectores vinculados, las inversiones socialmente responsables, las auditorias sociales, son una muestra de una dirección que pueden tomar los negocios.