"SIGUE EL RADAR DE LA SUSTENTABILIDAD"

Search

(icono) No Borrar
ARTíCULOS RSE
Imprimir Imprimir

El desafío para Chile de ser miembro de APEC

Fuente : “Chile y APEC 2004”: Diego de Velasco Von Pilgrimm ( Eduardo Moyano, Editor) www.rileditores.com

Desde octubre de 2003 a Chile le ha correspondido dirigir el proceso de la “Asia Pacific Economic Cooperation” o APEC, la cual culmina con la cumbre de lideres de las 21 economías miembros APEC el 20 y 21 de noviembre de 2004 en Santiago. Para Chile es de gran relevancia este encuentro en términos de política internacional y comercial.

En este articulo se destaca lo escrito por Diego de Velasco Von Pilgrimm, en donde nos entrega un contexto general del mercado APEC y los desafíos que implica ser país miembro.

Desde la perspectiva económica, más del 50% del comercio mundial se desarrolla entre los países de esta vasta región, sean o no miembros de APEC. La costa asiática contribuye con al menos 6 de los 12 mercados accionarios con mayor capitalización y movimiento del mundo, incluso después de la crisis asiática de 1997.

 
En términos de población, cerca de 2.300 millones de habitantes habitan en países de las costas asiáticas y de Oceanía, y más de 600 millones en las naciones de la costa americana. La diversidad racial, lingüística, cultural y religiosa es de una variedad y dimensiones difíciles de imaginar. Posiblemente medio millar de grupos étnicos conviven aquí. Asimismo, las mayores religiones del mundo cuentan en esta región con las más altas concentraciones de fieles residentes en un solo país: en China es el Budismo, el 95% de los 70 millones de filipinos profesa el catolicismo y algunas formas de cristianismo y 180 millones de indonesios conforman un 90% de la población de fe islámica.

 
El medio geográfico y humano donde se insertan estas 21 economías miembros presentan diferencias sociales y económica en que muchos de ellos – aunque estén en vías de desarrollo- jibarizan a Chile y sus cifras de manera aplastante. Sin embargo, lejos de transformarse esto en un escollo, la incorporación de Chile al APEC le ha abierto posibilidades de acceso y penetración de mercados insospechadas.

Acorde con estas proporciones un año APEC comprende más de un centenar de reuniones de ministros, altos oficiales, grupos de trabajo y sus instancias, seminarios, simposios y otras actividades. Asimismo comprende una numerosa cantidad de proyectos específicos de los distintos estamentos, tales como compendios técnicos y de mejores prácticas, estudios, conferencias, talleres y otros del tenor. Todas estas actividades confluyen al fin del ejercicio en la Reunión de Lideres Económicos de APEC, a los que asisten los jefes de gobierno de los 21 miembros y cuya sede se pretende alternar entre la costa oriental y la occidental del pacífico.

La llegada de APEC a Chile es un suceso histórico único, que probablemente no se volverá a repetir, y que constituye una oportunidad única para enraizar en la población de Chile la conciencia de que se pertenece a una comunidad singular, de gigantescas proporciones económicas, con numerosas oportunidades de negocios viables, y a la que se esta indefectiblemente ligada por nuestra geografía.

Integrar APEC a nuestras actividades productivas y aprovechar, ya no solo es responsabilidad del estado sino una obligación de la sociedad civil y especialmente de su expresión productiva, tanto comercial como empresarial. El estado que logre integrar más rápidamente la voluntad política con la capacidad emprendedora de la sociedad civil tendrá la ventaja.

Queda prácticamente todo por hacer en cuanto al estudio, enseñanza y difusión masiva en nuestro medio de las características humanas y técnicas de esta vasta región, a fin de que la civilidad pueda vincularse directa e independientemente en su quehacer comercial con Asia.

El autor considera que para Chile es un desafió conocer a las economías miembros; sus motivaciones, aprender a relacionarse con ellas, entrenarse en la tolerancia e investigar en sus idiomas son factores clave para establecer vínculos y asociaciones perdurables y provechosas. Hasta la fecha, en los medios oficiales y académicos se ha avanzado mucho en analizar los flujos económicos asiáticos en términos técnicos. Pero queda prácticamente todo por hacer en cuanto al estudio, enseñanza y difusión masiva en nuestro medio de las características humanas y técnicas de esta vasta región, a fin de que la civilidad pueda vincularse directa e independientemente en su quehacer comercial con Asia.