"SIGUE EL PALPITO DE LA SUSTENTABILIDAD"
logo
chiave di attivazione per Windows 7 Security 2012 windows Storage Server 2008 Standard aktiveringskode rabatt cheap windows 7 laptops under 300 buy windows 7 home premium license key parajumpers newport men parajumper gobi bomber canada goose prix usa canada goose size charts
(icono) No Borrar
NOTICIAS CORPORATIVAS

Apuntes para realizar un plan de RSE orientado a los colaboradores

Andrés Ramiro Azuero y Jenny Marcela Melo reflexionan para la revista RSE Venezuela.

La relación con los colaboradores es crucial en el marco de cualquier estrategia de Responsabilidad Social Empresarial. Poner en marcha un programa coherente de responsabilidad social dirigido a los colaboradores, pasa necesariamente por un proceso de planeación que incorpora tanto el área que dentro de la empresa se encarga de relacionarse con los colaboradores, como a éstos mismos. A continuación señalamos cuatro puntos que hacen parte de una propuesta preliminar que está en desarrollo, con el ánimo de aportar ideas que permitan a las empresas plantearse sus propios programas de responsabilidad social orientados a este grupo prioritario.

1.  ¿Cómo es la empresa, dónde opera y cómo son sus colaboradores?

El punto de partida es la elaboración de un diagnóstico sobre el contexto de acción de la empresa y los retos que él mismo le impone. Para tal propósito se deben establecer las particularidades del sector productivo al que pertenece la empresa y sus propios desafíos. Igualmente se debe revisar el proyecto de empresa frente a tal contexto y caracterizar a sus colaboradores.

2. ¿Cómo es el área de gestión humana y qué capacidad tiene para atender las necesidades de los trabajadores?

Un plan de acción en RSE pasa necesariamente por una revisión de las capacidades, recursos y retos propios de cada empresa y en este caso, de las particularidades del área de gestión humana.

3. ¿Qué significa para la empresa la RSE y cómo se proyecta en el tema?

Para adoptar un enfoque de responsabilidad social en la gestión empresarial, es necesaria una participación activa y decidida de la alta gerencia. Este punto del proceso de elaboración del plan de acción implica identificar, junto con las personas que toman las decisiones gerenciales, la importancia que tiene para la organización la RSE, su estado actual y sus perspectivas. La descripción de la posición de la empresa frente a la RSE implica plantearse preguntas de este estilo y buscar respuestas: ¿Qué significa la RSE para la empresa?; ¿qué significa la RSE para el área de gestión humana?; ¿la RSE realiza, o puede realizar, un aporte estratégico a la empresa?; ¿de qué manera?; ¿cuál es la proyección de la empresa en el tema?; ¿qué tanta importancia se atribuye a los colaboradores en el contexto de la RSE?

4. ¿Cómo articular un plan de RSE hacia los colaboradores?

Con los insumos obtenidos que aportan contexto de los desafíos y retos de la organización, noción de realidad sobre los recursos y capacidades del área de gestión humana y direccionamiento estratégico sobre las prioridades de la organización en lo relacionado a la RSE, puede avanzarse en la elaboración de un plan de acción en RSE desde el área de gestión humana. Su elaboración pasa por el desarrollo de cuatro pasos: Consulta, Diseño, Comunicación y Ejecución, Retroalimentación y Ajuste.

Antes de construir el plan se requiere que los encargados del área de gestión humana realicen un proceso de consulta (espacio de libre expresión de las opiniones, de respeto y de no intimidación) con la alta dirección y los colaboradores. En este proceso de consulta se identifican las expectativas de los actores internos de la organización y las prioridades para el desarrollo del plan.

Partiendo de los desafíos de la organización, de las prioridades para la gerencia y las expectativas de los colaboradores, los encargados del área de gestión humana definen objetivos para cada ámbito de RSE; establecen estrategias y acciones para cada objetivo, sin perder de vista los recursos de la empresa y las capacidades del área; crean indicadores, identifican tiempos, responsables y recursos para los objetivos. Una vez diseñado el plan, éste se comunica a todos los actores a través de los canales institucionales. Es importante establecer en este paso, el mecanismo a través del cual se realizará la retroalimentación constante del plan. Para la puesta en marcha es fundamental no perder de vista los criterios de: integralidad, gradualidad, proporcionalidad y totalidad.

En cada paso del proceso se pueden ir haciendo modificaciones al plan, de tal forma que responda a las condiciones vigentes de la empresa, y sea el depositario del aprendizaje organizacional derivado de su puesta en marcha. Para lograr este aprendizaje es necesario que el área de gestión humana establezca mecanismos efectivos para tomarle el pulso a la organización constantemente, y pueda incorporar al plan las recomendaciones de todos los colaboradores, de forma individual y colectiva.

1Estas reflexiones fueron propuestas por los autores en el marco del proyecto de investigación “Prácticas de Responsabilidad Social desde las áreas funcionales de gestión humana de tres  empresas vallecaucanas” realizado durante 2008 y 2009 por las líneas de investigación Gestión Humana y Gerencia Social, Capital Social y Responsabilidad Social del Grupo de Investigación Humanismo y Gestión (reconocido por Colciencias en Categoría A) de la Facultad de Ciencias de la Administración de la Universidad del Valle, Colombia.

VIA/ RSE VENEZUELA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>